Lecciones para emprendedores de Stranger Things

El próximo 27 de octubre emitirán la segunda temporada de la exitosa serie Stranger Things. Una serie que ha conseguido cautivar a miles de usuarios del mundo y que va siempre acompañada por las palabras “Tienes que verla”. No voy a centrarme en las distintas referencias que hace esta ficción televisiva de Netflix a películas y series de los años 80. Me gusta más la historia que hay detrás de esta serie. La historia de sus creadores.
Matt y Ross Duffer son los hermanos (y gemelos) detrás de esta serie y que actualmente son considerados unos genios del mundo audiovisual. Podría parecer un pelotazo, un par de hermanos que tuvieron una idea y triunfaron. Pero no es el caso, desde 2005 los hermanos Duffer han realizado varios trabajos audiovisuales y han trabajado para cadenas como becarios.

Su primer trabajo audiovisual fue el cortometraje Eater, una obra en la que consiguen crear una ambientación claustrofóbica y que muestran sus habilidad para el montaje. Aunque no tuvieron un gran éxito, ya hubo una agencia que, al ver su talento, decidieron representarles.

A partir de entonces, presentaron varios proyectos, entre ellos Hidden en 2011 (temática de terror), que fue comprado por la Warner pero la compañía no supo que hacer con ella y la dejó apartada hasta que la lanzó en 2015 a través de Video On demand. Por lo que no cosechó mucho éxito.

A pesar de la mala experiencia con esta gran compañía, aprendieron mucho de ella y consiguieron más trabajos como escribir varios capítulos de la serie Wayward Pines en (2015). Así mismo, aprovecharon los contactos que hicieron en la Warner para presentar una nueva propuesta: La adaptación de IT (¿os suena?). Que fue rechazada, pero que -irónicamente – fue retomada y producida por Village Roadshow.

Y DE AHÍ APARECIÓ STRANGER THINGS

A pesar de este fracaso, los hermanos Duffer no tiraron la toalla. Ante el rechazo, decidieron escribir la serie Stranger Things. Una serie original ambientada en los años 80 y con varias de sus filias audiovisuales de aquella época.

Según comentaron los hermanos Duffer durante una entrevista en la revista Rolling Stone, antes de que Netflix apostara por este proyecto, lo presentaron a varias compañías (entre 15 y 20) y fueron rechazadas ya que no la veían con buenos ojos. 

Es más, les aconsejaron que cambiaran la forma de narrarla ya que sería compleja de entender. Es decir, que se centraran en los niños e hicieran algo enfocado a ellos o enfocado en el policía y fuera más enfocado para adultos. Las emisoras se oponían a esta serie que era protagonizada por niños pero que tiene una temática más adulta.

Y como bien sabréis, esta serie triunfó y ahora estamos todos esperando con ansias la segunda temporada.

¿QUÉ APRENDEMOS DE ESTA HISTORIA?

De la historia de estos hermanos me gusta mucho por los siguientes motivos:
  • Su camino no fue un camino de rosas
  • Tuvieron varios fracasos y no se rindieron
  • Les ignoraron y no se rindieron
  • Mantuvieron su esencia a pesar de las críticas
  • Consiguieron llegar a dónde querían.
A mi parecer es la historia de unos emprendedores que no se rindieron y fueron a por su objetivo. Y que podemos aplicar a nuestra vida, tanto si somos emprendedores y tenemos algún objetivo personal que queramos cumplir.
Por lo que podemos decir que de los hermanos Duffer aprendemos:

  1. CONOCER A TU PÚBLICO
Los hermanos Duffer han sabido triunfar porque han dado en el corazoncito de todos aquellos he vivimos la cultura de los años 80. Conocen bien al público y los que le gustaba y han conseguido que volvamos a vivir esas historias que nos cautivaron en aquella época.

  1. TENER CLARO EL OBJETIVO
A pesar de las piedras en el camino, siempre han ido en la dirección que querían ir, incluso aunque aquello supusiera dar un rodeo para alcanzarlo. Ante el fracaso podrían haberse dedicado a otra cosa relacionada con el sector o haber cambiado su rumbo, pero no es lo que querían. Y es que todos aquellos pasos que dieron siempre era pensando que les acercaría a su objetivo.

  1. PERSISTENCIA. 
Aunque tuvieron malas experiencias dentro de su sector siguieron adelante en vez de tirar la toalla. Y es que muchas veces el éxito de una empresa o la forma de conseguir un objetivo es  la persistencia, no en sí la idea. Es por ello que muchos Business Angels apuestan más por la persona que hay detrás que por la idea en sí.

  1. SE DIFERENCIARON
Mantuvieron su estilo de dirección y de producción audiovisual a pesar de los rechazos. Aún habiéndoles ofrecido recomendaciones para hacer su producto más “vendible” para el público general mantuvieron su estilo narrativo. Esta diferenciación con otras series que ahora abundan en el mercado es lo que les hizo alcanzar el éxito. 

Sin duda son una serie de valores que podemos aplicar a nosotros mismos. Tanto a nivel personal como empresarial.
¿Añadirías algún aprendizaje más? ¡Compártelo en los comentarios!
Anuncios

Opinión “El libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes

En los últimos años he tenido mucho interés hacia todo lo relacionado con emprendedores y temas empresariales (tanto que me decidí a dejar mi trabajo por un proyecto empresarial y que me fue así asi… ) Antes de lanzarme a emprender, leí varios blogs, artículos y libros relacionados con este tema. Todos ellos motivaban a ser tu propio jefe, generar un cambio, salir de tu zona de confort, vivir tu sueño y ser dueño de tu destino. Osea, te animan a lanzarte a algo que realmente es más duro de lo que parece.

41R+FEY1-HL._SX315_BO1,204,203,200_

Fue entonces cuando cayó en mis manos el “Libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes publicado a través de la editorial Empresa Activa (editorial especializada en temas empresariales, que te recomiendo echar un ojo si te interesan todo este tipo de temas). Yo ya tenía experiencia en temas de emprendimiento por mi participación como co-organizadora en eventos para emprendedores y muchos temas de lo que trata este libro no me pillaron por sorpresa porque ya había escuchado historias sobre las dificultades que te encuentras por el camino cuando intentas “ser el dueño de tu destino”.

En resumen, este libro es un advertencia si estás pensando en montarte un negocio. La idea principal de este es que si lo lees y aún así estás dispuesto a seguir adelante, entonces emprende. Por lo que no esperes encontrarte frases de motivación, porque en este caso es todo lo contrario.

Fernando Trías cuenta en este libro lo que no hacen aquellos que te motivan a lanzarte a emprender. Además de contarte todos los problemas que te encontrarás por el camino a la hora de emprender como: la relación con los socios, el sector a que te dedicarás, si tienes madera para soportar la ausencia de ingresos, el exceso de horas que tendrás que dedicarle (nada de 8 horas diarias, si no que prácticamente todo el día estarás pensando en el trabajo) también te ayuda a analizar si estás tomando el camino correcto ya que no todo el mundo está hecho para emprender.

Este libro es bastante ágil de leer y te pone los pies sobre la tierra si estás planteándote montar tu propio negocio. Por lo que si estás pensando en emprender. Invierte tu tiempo en leerte este libro.

En mi caso, me leí el libro y aún así decidí lanzarme. Me veía capaz de superar todo aquello que me advertía el libro y que el autor, exageraba. Pues tras centrarme en mi proyecto empresarial me di cuenta de que había caído en más de uno de los errores que caen la mayoría de los emprendedores y que creía que sería totalmente capaz de gestionar (y lo hice a medias). Por lo que considero que este libro no puede faltar en tu estantería. 

Si quieres leerte este libro, puedes comprarlo aquí