Cómo mejorar tu productividad. Técnica del Escape room

Al igual que muchos otros, me he subido al carro de las Escaperooms. Por si no lo conocías (aunque lo dudo ya que ahora tienen una gran popularidad) se tratan de unas salas tematizadas en las que tienes 60 minutos para salir de ellas buscando pistas, resolviendo enigmas y pruebas sencillas de habilidad que están enlazadas todas entre sí (generalmente) mediante el razonamiento inductivo. Y tras la realización de un par de estas salas de escape, me di cuenta de la cantidad de cosas que se pueden hacer en una hora.
Ya era consciente, por los distintas exposiciones o charlas que he hecho, de la cantidad de información que se puede compartir en 1 minuto, pero el hecho de descubrir que una hora me daba para tantas cosas me impactó por completo. Lo peor de todo, era el porqué no me había dado cuenta de ello hasta entonces. Y fue cuando decidí analizar las características del escaperoom para aplicarlas a mi día a día para optimizar mi tiempo y sacar adelante mis proyectos. Y estas son las cosas que harán que saques un mayor partido a tu tiempo:

 

Simplificar. Establécete objetivos y miniobjetivos.

En el caso del escaperoom, el objetivo era muy sencillo. Tienes que salir de la habitación en una hora. Una vez claro el objetivo principal – que es claro y conciso -, luego nos enfrentábamos a pequeños retos (miniobjetivos) para ir poco a poco llegando al objetivo final, que era salir de la habitación. Por lo que, aplicando esto a nuestro trabajo o día a día, podemos decir que hay que establecerse un objetivo claro y bien definido que puedas decir en una frase:

“Conseguir X seguidores en RRSS” “Sacarme el B2 de inglés” y luego establecerte pequeños objetivos que te ayuden a llegar a ese objetivo: “apuntarme a un curso de RRSS” “Buscar una academia” “Ver una película en inglés a la semana” etc…

Ladrones del tiempo. Elimina tus distracciones

Antes de entrar a la escaperoom nos pidieron que dejáramos el móvil fuera de la habitación para no poder hacer trampa ni buscar en internet posibles soluciones (aunque no hizo falta ya que prácticamente todas las respuestas las puedes obtener dentro de la habitación). Por lo que, nos encontramos frente a un reto sin tener ningún tipo más de distracción. Sólo lo que teníamos en la sala.
El hecho de no tener el móvil consiguió que me centrara en mi entorno y en todo lo que tenía que hacer para salir de aquella habitación. Durante ese tiempo, no había mensajes de whatsapp que contestar, no recibía llamadas de telemarketing que ignorar, ni alertas del mi email y aplicaciones que consultar.
Por lo que, cuando quieras ser productivo, elimina todo este tipo de distracciones. Pon el móvil en modo avión, bloquea tu acceso a redes sociales como facebook o twitter, no consultes el email, quita la música si te hace cambiar la canción constantemente y cierra la puerta de tu despacho o comenta a tus compañeros que no podrás atenderlos durante X minutos.

 

Concéntrate. Establécete tiempos concretos de trabajo. 

En la sala teníamos una hora para salir de allí, por lo que el tiempo jugaba en nuestra contra. Eso hacía que nos centráramos más en la búsqueda y evitáramos perder el tiempo observando la decoración, nos convertía en gente más eficiente. Eso si, me di cuenta de que una vez conseguimos salir de la habitación me encontraba bastante agotada mentalmente por lo que te recomiendo que uses tiempos cortos de concentración para llevar a cabo de tus tareas.
Para ello puedes usar técnicas como la técnica Pomodoro, en la que vas alternando tiempos de descanso con tiempos de pura concentración. Puedes encontrar aplicaciones como StayFocus (gratuita) o Freedom (pago) para ayudarte en esa tarea.

 

Rétate. Ponte deadlines más duros de los que te pondrías.

El hecho de ir a contrareloj, aparte de centrarnos en lo que teníamos que hacer, nos volvió gente más pragmática. No perdíamos el tiempo buscando las distintas opciones posibles a un problema ni debatíamos largamente. Simplemente compartíamos toda la información  y buscábamos entre todos la solución sin buscarle las tres patas al gato.  Además, el hecho de ir a contrareloj nos obligaba a ser más prácticos y a utilizar la técnica del ensayo y error.
Esto me confirmó lo que leí una vez sobre la Ley de Parkinson.
Ley de Parkinson fue enunciada por el británico Cyril Northcote Parkinson en 1957, y afirma que “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”.
Y esta ley se cumple, no sólo en cuestión de trabajo si no también en otras áreas de nuestra vida (el dinero, los estudios, organización de viajes….) ¿Y por qué pasa esto? Por que percibimos que tenemos mucho tiempo para hacerlo y retrasamos el trabajo o nos vamos perdiendo en detalles que realmente no tienen importancia y complican aún más la tarea.
Por ello, el consejo es establecerte fechas límites para hacer las cosas, pero no ponértelas en un plazo de tiempo que veas razonable, si no que hay que ir un poco más allá y establecerte tiempos que requieran un gran esfuerzo para cumplirlos ya que tienes menos tiempo de lo que sería normal. Esto te ayudará a ser más eficiente y no perder el tiempo en ver más opciones de las que debería. Pero no abuses, porque al final acabarás en estado de estrés.
Por el momento probaré estas técnica y veremos que tal nos va. Si quieres probarlo y comentar alguna mejora, no dudes en compartirla. Del mismo modo, si tienes alguna técnica propia para centrarte más en tu trabajo compártela en los comentarios. 🙂
Anuncios

Valoración libro “Cómo funciona la economía para Dummies” de Leopoldo Abadía

Uno de los temas en lo que más flojeaba (hablo en pasado porque después de leer este libro ya no) era sobre la economía. Conceptos como PIB, TAE, déficit, etc… los oía todos los días, sabía más o menos a qué se referían pero no acaba de entender muy bien de dónde salían los números y como me podían afectar.

libro_1336986215

Fue entonces cuando en un mercadillo encontré este libro de oferta y me lo compré porque ya era hora de que pudiera valorar con cierto criterio las políticas económicas que se toman desde las altas esferas. Además, ya había visto a este señor en alguna entrevista en televisión y me gusta su forma campechana de explicar las cosas.

He de decir que Cómo funciona la economía para Dummies lo he disfrutado muchísimo ya que el estilo de Leopoldo Abadía es tan cercano que hace que entiendas conceptos complejos con simils de bocadillos de jamón serrano. Aunque, algunos conceptos los he tenido que consultar con un familiar economista para que me ayudara aplicarlos en mi día a día.

El inconveniente de este libro, pues que Leopoldo no puede pasar más de 1 párrafo sin nombrar San Quirico, su mujer, su amigo empresario de los desayunos, sus 12 hijos y/o su perro Helmut y que a veces se va por las ramas y te cuenta alguna batallita. Y si ya tienes conocimientos sobre economía, seguramente este libro se te quede corto. Pero por lo demás estoy muy satisfecha.

Este libro te promete que encontrarás:

  • Mucho sentido del humor y algo de ironía
  • Consejos de toda la vida para ahorrar en casa y estirar tu sueldo
  • Trucos para negociar mejor con tu banco
  • Sencillez para explicar conceptos complejos
  • Una actitud positiva para salir de la crisis

De estas 5, la única que me ha fallado un poco es “Trucos para negociar mejor con tu banco” ya que no he encontrado nada específico, aunque si explica cómo funcionan y por lo tanto de ahí puedes pensar ciertos trucos.

También he de decir que el apartado de “Consejos de toda la vida para ahorrar en casa y estirar el sueldo” es un poco flojo. (¿En serio la gente no se plantea cuanto ingresa y cuánto gasta al mes y en qué se gasta el dinero?) Pero ahí los editores de libros para Dummies son listos y te reenvían a otros libros de su colección que son Finanzas personales para Dummies

¿Por qué leer este libro?

Pues por que estás harto/a de no entender cómo se calcula el PIB. De porqué están tan contentos cuando los políticos dicen que se va a reducir del 5% al 4% el déficit (que tampoco es para montar un fiesta). De entender finalmente qué ha ocurrido en esta crisis y dónde ha acabado el dinero.

Si quieres iniciarte en el funcionamiento de la economía, este es tu libro. Los capítulos son cortos y se hacen rápidos de leer. Pero es un libro para leerlo con calma, tomar notas y reflexionar.

Si te interesa, puedes comprarlo a través de Amazon –> “Cómo funciona la economía para Dummies” 

 

Opinión “El libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes

En los últimos años he tenido mucho interés hacia todo lo relacionado con emprendedores y temas empresariales (tanto que me decidí a dejar mi trabajo por un proyecto empresarial y que me fue así asi… ) Antes de lanzarme a emprender, leí varios blogs, artículos y libros relacionados con este tema. Todos ellos motivaban a ser tu propio jefe, generar un cambio, salir de tu zona de confort, vivir tu sueño y ser dueño de tu destino. Osea, te animan a lanzarte a algo que realmente es más duro de lo que parece.

41R+FEY1-HL._SX315_BO1,204,203,200_

Fue entonces cuando cayó en mis manos el “Libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes publicado a través de la editorial Empresa Activa (editorial especializada en temas empresariales, que te recomiendo echar un ojo si te interesan todo este tipo de temas). Yo ya tenía experiencia en temas de emprendimiento por mi participación como co-organizadora en eventos para emprendedores y muchos temas de lo que trata este libro no me pillaron por sorpresa porque ya había escuchado historias sobre las dificultades que te encuentras por el camino cuando intentas “ser el dueño de tu destino”.

En resumen, este libro es un advertencia si estás pensando en montarte un negocio. La idea principal de este es que si lo lees y aún así estás dispuesto a seguir adelante, entonces emprende. Por lo que no esperes encontrarte frases de motivación, porque en este caso es todo lo contrario.

Fernando Trías cuenta en este libro lo que no hacen aquellos que te motivan a lanzarte a emprender. Además de contarte todos los problemas que te encontrarás por el camino a la hora de emprender como: la relación con los socios, el sector a que te dedicarás, si tienes madera para soportar la ausencia de ingresos, el exceso de horas que tendrás que dedicarle (nada de 8 horas diarias, si no que prácticamente todo el día estarás pensando en el trabajo) también te ayuda a analizar si estás tomando el camino correcto ya que no todo el mundo está hecho para emprender.

Este libro es bastante ágil de leer y te pone los pies sobre la tierra si estás planteándote montar tu propio negocio. Por lo que si estás pensando en emprender. Invierte tu tiempo en leerte este libro.

En mi caso, me leí el libro y aún así decidí lanzarme. Me veía capaz de superar todo aquello que me advertía el libro y que el autor, exageraba. Pues tras centrarme en mi proyecto empresarial me di cuenta de que había caído en más de uno de los errores que caen la mayoría de los emprendedores y que creía que sería totalmente capaz de gestionar (y lo hice a medias). Por lo que considero que este libro no puede faltar en tu estantería. 

Si quieres leerte este libro, puedes comprarlo aquí

 

Marketing sensorial. Caso Dunkin’ Donuts

Image

La sociedad está sometida a un continuo proceso de cambio, y las redes sociales e internet hacen que este cambio sea cada vez más rápido. La gente se acostumbra con facilidad a las novedades y parece que la publicidad online cada vez tenga menos impacto a no ser que se sea muy creativo y se llegue al coranzoncito del consumidor (también conocido como Marketing emocional).

Navegando por internet, me he topado con este blog que dedica un post a lo que a mi parecer es el futuro del marketing y la publicidad. Y es el marketing sensorial.

Dunkin’ Donuts tenía una problema, y es que sus clientes coreanos no lo consideraban una cafetería si no una tienda de bollos, para competir y conseguir más clientes decidieron cambiar la percepción que tenían los consumidores sobre su tienda y lo que hicieron fue combinar publicidad en la radio la cadena y colocar unos ambientadores que pulverizaban una aroma a café cuando se escuchaba el anuncio.

Resultado: un aumento de las visita de un 16% lo que ha supuesto un aumento de las ventas de un 29%. No sólo eso, si no que se ha cambiado la percepción de los coreanos y ya consideran la cadena un lugar para tomar café.

Caso Foster’s Hollywood: la aclaración del cheque gorrón

La gran cadena de comida americana Foster’s Hollywood, conocida por ser un restaurante de comida abundante y a partir de la primera bebida rellena gratis, cometió la semana pasado un error del cual reaccionaron adecuadamente.

Tiene una promoción por facebook llamada el cheque gorrón el cual es una oferta 2×1 para cenar en alguno de estos restaurantes. Tal y como lo digo, “algunos”. Hay una lista en la página web de algunos de los restaurantes a los que se han acogido a esta promoción, y como no, los clientes de esas zonas se sienten discriminados por no poder disfrutar de esa oferta. Tanto que han creado hasta un grupo de facebook pidiendo esta promoción en las comunidades que no las tienen.

Pero este no es el tema a tratar. Se entiende que este tipo de promociones no estén en ciertos restaurantes debido a que son los  mismos restaurantes de cada zona las que escogen si se unen o no.  Mientras en la página de fans lo comuniquen con el tono adecuado, se está llevando una acción correcta de marketing a pesar de que sigan insistiendo los consumidores.

El error que cometieron fue el hecho de enviar el siguiente mensaje el pasado martes:

Y los fans se hicieron escuchar, algunos por desconfianza y otros porque al acudir al restaurante se encontraron con que aquella oferta no era válida.

Unas 3 horas después del mensaje de la promoción en festivo, enviaron otro aclarando cuáles se acogían a esta oferta en día festivo.  Como no, los usuarios se sintieron molestos debido a la falta de información en el primer mensaje, que a pesar de ser una información no completa, la consideraron como una tomadura de pelo.  A pesar de la situación, el CM del cheque gorrón actúo lo mejor posible.

A pesar del enfado generalizado, el hecho de enviar una aclaración lo más pronto posible  ha sido un punto a su favor. Son ese tipo de acciones las que provocan un revuelo leve que tarde o temprano se acaba perdonando y olvidando, ya que el daño producido ha sido contrarrestado con la solución equivalente. Algo similar (no a tanto nivel) es  lo que sucedió con Donetes y su claim publicitario,  en el que nos mostraron un claro ejemplo de cómo actuar ante una situación de crisis evitando así, un mal que podría haber acabado en el cajón del “no hay que hacer” junto al caso Nestlé.