Los Daruma y los objetivos SMART

¿Quién no se ha hecho propósitos de año nuevo? Todos en mayor o menor medida hemos intentado perder peso, dejar de fumar o comer más sano entre otras muchas cosas. Pero cuando cambiamos nuestra rutina y buscamos introducir un nuevo hábito en nuestra vida, encontramos una serie de obstáculos en nuestro camino que nos impiden conseguir nuestros nuevos objetivos.

Demasiados nuevos propósitos, objetivos muy ambiciosos o que requieren un gran periodo de tiempo son los motivos más habituales que nos impiden cumplir con nuestras metas. Pero, todas ellas tienen una misma base y que es la principal causa de fracaso: la motivación.

Por ello, hay que buscar el modo de mantener activa esa motivación para que en los momentos más duros o en los que nos sentimos menos fuertes nos ayude a no tirar la toalla. Existen varios métodos para mantener la motivación y entre los existentes me quedo con una combinación de dos de mis favoritos: los Daruma y los objetivos SMART.

DARUMA

dharma-2098309_640
Imagen de minekaoru en Pixabay

Los japoneses tienen un amuleto para evitar ser derrotados por sus objetivos y es el Daruma. Esta figura está inspirada en el monje Bodhidharma, fundador del budismo zen que tras pasar 9 años dentro de una cueva meditando se le cayeron las piernas y los brazos. Por ese motivo tiene esa forma tan curiosa que en caso de caerse vuelve a su posición.

Este amuleto es muy motivador ya que no sirve para atraer la suerte sino más bien para obligarnos, en cierta manera, a buscar nuestra suerte y lograr nuestro objetivo en base a nuestra determinación y trabajo.

El Daruma funciona de la siguiente manera:

  1. Piensa en un objetivo medible

No vale, “encontrar la felicidad”, “perder peso” o similar. Tiene que ser un objetivo medible. Por ejemplo: “Perder 5 kg” “Escribir un libro” “Hacer deporte 2 veces a la semana”.

Como podrás comprobar es un objetivo muy específico y además fácil de comprobar si lo has alcanzado o no.

  1. Pinta el ojo derecho del Daruma

En el momento en que lo pintas, ya has marcado tu Daruma con tu objetivo y ya no puedes cambiarlo o entregarlo a otra persona. Ese objetivo es únicamente tuyo.

  1. Coloca el Daruma en un lugar visible

La finalidad de este amuleto es recordarte que tienes un objetivo que cumplir. Por eso hay que colocarlo en un lugar donde suelas estar para que te mire con su ojo tuerto y te recuerde que te has impuesto un objetivo y que lo vas a cumplir. Puede ser en el escritorio del trabajo por ejemplo.

  1. Pinta el ojo cuando cumplas tu objetivo

En el momento que alcances tu objetivo tienes que pintarle el otro ojo a tu Daruma y entonces dejará de estar tuerto. Y ahora, existen dos creencias al respecto:  mantienes tu Daruma para recordarte lo mucho que te ha costado alcanzar tu objetivo o lo desechas y pones uno nuevo.

Como habrás podido comprobar, el Daruma es una buena herramienta si queremos ponernos un objetivo y cumplirlo. Ya que dado su funcionamiento, nos recuerda constantemente que tenemos un compromiso con nosotros mismos.

Por otro lado está la técnica de los objetivos SMART

 

OBJETIVOS SMART

SMART Goals Setting Diagram Template
Vector de Infografía creado por katemangostar – www.freepik.es

La técnica SMART ayuda a ponernos objetivos muy definidos y establecer lo que sería plan de ruta con fechas de finalización para lograr tu objetivo. Los objetivos SMART se definen de la siguiente manera:

S – Specific : Definir un objetivo de la forma más concreta posible. Tienes que definirlo de tal manera que si se lo contaras a otra persona sabría lo que quieres y cómo lo vas a conseguir

M – Medible: El objetivo tiene que ser medible de alguna manera para verificar que hemos conseguido nuestra meta. KPI, un peso determinado, etc… Busca el modo que tu objetivo pueda medirse.

A – Alcanzable: Todo objetivo tiene que ser ambicioso y suponer un reto, pero tienes que tener dos dedos de frente y pensar en algo que sea alcanzable. Si tienes un objetivo muy grande, pártelo en dos fases (o tres) para que te sea más fácil alcanzarlo.

R  – Realista: Tiene que ser un objetivo que esté a nuestro alcance en cuanto a recursos. Eso nos ayudará a mantenernos motivados.

T – Tiempo: Establécete un tiempo para conseguir tu objetivo. Esto te obligará a centrarte y no decaer en tu camino. Además te ayudará a marcar etapas y a comprobar si vamos en buen o mal camino.

A continuación veremos unos ejemplos de objetivos SMART para inspirar los tuyos:

“Ahorrar 30.000 € para pagar la entrada a una casa. Para ello, controlaré mis gastos y ahorraré al menos 200€ al mes”

 “Voy a perder 5kg en 3 meses haciendo deporte 3 veces por semana y visitando a un nutricionista para que me lleve una dieta”

 “Voy a aumentar mis ventas un 5% en 6 meses. Para ello voy a aumentar el tráfico a mi web mediante…post/publicidad/marketing, etc..”

No sólo tienes que ser objetivos personales, también pueden ser profesionales o de tu propia empresa. La clave es establecer un objetivo que cumpla los puntos SMART y empezar a actuar para alcanzarlo.

Ahora que conoces estas dos técnicas, es fácil encontrarles la relación ya que ambos tienen una misma cosa en común: un objetivo claro y conciso. Lo que hace perfecta a esta combinación son sus elementos particulares. En el caso del Daruma es el recordatorio de que tienes un objetivo que cumplir y en el caso de los objetivos SMART es que te has creado un plan para llevarlo a cabo.

Combinarlos nos proporciona una combinación muy motivadora para alcanzar nuestros propósitos.

Pues ya sabes, en cuanto te pongas un objetivo SMART, píntale un ojillo a tu Daruma y… ¡A por todas!

Aquí puedes descargar gratis un icono de Daruma para imprimirlo pero si eres de los que prefiere el amuleto tradicional, AQUÍ puedes comprar uno.

¿Te ha gustado el post? Compártelo. Y si tienes cualquier duda o aportación, puedes dejar un comentario más abajo.

Lecciones para emprendedores de Stranger Things

El próximo 27 de octubre emitirán la segunda temporada de la exitosa serie Stranger Things. Una serie que ha conseguido cautivar a miles de usuarios del mundo y que va siempre acompañada por las palabras “Tienes que verla”. No voy a centrarme en las distintas referencias que hace esta ficción televisiva de Netflix a películas y series de los años 80. Me gusta más la historia que hay detrás de esta serie. La historia de sus creadores.
Matt y Ross Duffer son los hermanos (y gemelos) detrás de esta serie y que actualmente son considerados unos genios del mundo audiovisual. Podría parecer un pelotazo, un par de hermanos que tuvieron una idea y triunfaron. Pero no es el caso, desde 2005 los hermanos Duffer han realizado varios trabajos audiovisuales y han trabajado para cadenas como becarios.

Su primer trabajo audiovisual fue el cortometraje Eater, una obra en la que consiguen crear una ambientación claustrofóbica y que muestran sus habilidad para el montaje. Aunque no tuvieron un gran éxito, ya hubo una agencia que, al ver su talento, decidieron representarles.

A partir de entonces, presentaron varios proyectos, entre ellos Hidden en 2011 (temática de terror), que fue comprado por la Warner pero la compañía no supo que hacer con ella y la dejó apartada hasta que la lanzó en 2015 a través de Video On demand. Por lo que no cosechó mucho éxito.

A pesar de la mala experiencia con esta gran compañía, aprendieron mucho de ella y consiguieron más trabajos como escribir varios capítulos de la serie Wayward Pines en (2015). Así mismo, aprovecharon los contactos que hicieron en la Warner para presentar una nueva propuesta: La adaptación de IT (¿os suena?). Que fue rechazada, pero que -irónicamente – fue retomada y producida por Village Roadshow.

Y DE AHÍ APARECIÓ STRANGER THINGS

A pesar de este fracaso, los hermanos Duffer no tiraron la toalla. Ante el rechazo, decidieron escribir la serie Stranger Things. Una serie original ambientada en los años 80 y con varias de sus filias audiovisuales de aquella época.

Según comentaron los hermanos Duffer durante una entrevista en la revista Rolling Stone, antes de que Netflix apostara por este proyecto, lo presentaron a varias compañías (entre 15 y 20) y fueron rechazadas ya que no la veían con buenos ojos. 

Es más, les aconsejaron que cambiaran la forma de narrarla ya que sería compleja de entender. Es decir, que se centraran en los niños e hicieran algo enfocado a ellos o enfocado en el policía y fuera más enfocado para adultos. Las emisoras se oponían a esta serie que era protagonizada por niños pero que tiene una temática más adulta.

Y como bien sabréis, esta serie triunfó y ahora estamos todos esperando con ansias la segunda temporada.

¿QUÉ APRENDEMOS DE ESTA HISTORIA?

De la historia de estos hermanos me gusta mucho por los siguientes motivos:
  • Su camino no fue un camino de rosas
  • Tuvieron varios fracasos y no se rindieron
  • Les ignoraron y no se rindieron
  • Mantuvieron su esencia a pesar de las críticas
  • Consiguieron llegar a dónde querían.
A mi parecer es la historia de unos emprendedores que no se rindieron y fueron a por su objetivo. Y que podemos aplicar a nuestra vida, tanto si somos emprendedores y tenemos algún objetivo personal que queramos cumplir.
Por lo que podemos decir que de los hermanos Duffer aprendemos:

  1. CONOCER A TU PÚBLICO
Los hermanos Duffer han sabido triunfar porque han dado en el corazoncito de todos aquellos he vivimos la cultura de los años 80. Conocen bien al público y los que le gustaba y han conseguido que volvamos a vivir esas historias que nos cautivaron en aquella época.

  1. TENER CLARO EL OBJETIVO
A pesar de las piedras en el camino, siempre han ido en la dirección que querían ir, incluso aunque aquello supusiera dar un rodeo para alcanzarlo. Ante el fracaso podrían haberse dedicado a otra cosa relacionada con el sector o haber cambiado su rumbo, pero no es lo que querían. Y es que todos aquellos pasos que dieron siempre era pensando que les acercaría a su objetivo.

  1. PERSISTENCIA. 
Aunque tuvieron malas experiencias dentro de su sector siguieron adelante en vez de tirar la toalla. Y es que muchas veces el éxito de una empresa o la forma de conseguir un objetivo es  la persistencia, no en sí la idea. Es por ello que muchos Business Angels apuestan más por la persona que hay detrás que por la idea en sí.

  1. SE DIFERENCIARON
Mantuvieron su estilo de dirección y de producción audiovisual a pesar de los rechazos. Aún habiéndoles ofrecido recomendaciones para hacer su producto más “vendible” para el público general mantuvieron su estilo narrativo. Esta diferenciación con otras series que ahora abundan en el mercado es lo que les hizo alcanzar el éxito. 

Sin duda son una serie de valores que podemos aplicar a nosotros mismos. Tanto a nivel personal como empresarial.
¿Añadirías algún aprendizaje más? ¡Compártelo en los comentarios!